Historia

El Art Déco fue un movimiento de arte y diseño internacional popular desde alrededor de 1910, cuando el Art Nouveau se desvaneció en popularidad, y que duró hasta la década de 1940. Fue visto como elegante, glamoroso, funcional y moderno. El movimiento se inspiró en diferentes estilos como Neoclasicismo, Biedermeier, Cubismo, Art Nouveau y Futurismo. Influyó en la arquitectura, muebles, diseño y el diseño industrial, como también en la pintura, diseño gráfico, moda y películas. Es considerado uno de los estilos más populares del siglo XX.

Su popularidad creció enormemente después de la exposición mundial de París de 1925 llamada «Exposition Internationale des Art Décoratifs et Industriels Modernes». El revivido interés en el estilo comenzó en 1966 cuando se celebró una exposición en París llamada “Les Années’ 25”. El término Art Déco fue acuñado por el historiador británico de arte Bevis Hillier en su libro de 1968 “Art Déco de los años 1920 y 1930” (ed. Studio Vista) que fue el primer trabajo importante sobre un estilo en ese entonces descuidado.

Aparecen nuevos tipos de muebles como mesas de café y gabinetes de cócteles que son productos del nuevo estilo de vida más informal. Diseñadores como el vienés Josef Hoffmann y el escocés Charles Rennie Mackintosh en el cambio de siglo inspiraron a los diseñadores franceses del Art Déco. Los grandes muebles con exóticas maderas oscuras y las incrustaciones de diseñadores franceses como Émile-Jacques Ruhlmann contrastan con los diseñadores finlandeses como Eliel Saarinen, quien creó interiores luminosos y aireados con muebles sencillos de color rubio.

Los muebles Art Déco más simples eran a menudo los más populares en Escandinavia, Inglaterra y Estados Unidos durante este período. Paul Frankl fue uno de los diseñadores más exitosos de muebles Art Déco trabajando en Nueva York. Sus piezas más conocidas fueron sus bibliotecas y gabinetes de madera de raso conocidas como “Skyscraper” (rascacielos). En el otro extremo del espectro estaba Terence Robsjohn, quien creó muebles rubios descritos como «creaciones modernas de arte neoclásico». Un importante diseñador finlandés fue Alvar Aalto, quien exhibió muebles de madera de abedul en Fortnum & Masons en 1933.

Gran parte del mejor mobiliario Art Déco escandinavo se fabricó en Suecia durante los años 1920 y 1930 y el estilo continuó hasta la década de 1940. Josef Frank creó hermosos muebles Art Déco para la firma Svenskt Tenn en Estocolmo. Carl Malmsten fue el principal diseñador de muebles Art Déco en Suecia que trabajó estrechamente con Nordiska Kompaniet, creando muebles rubios de alta calidad para grandes proyectos como el Ayuntamiento de Estocolmo.

El diseñador sueco Axel Einar Hjort fue influenciado por el estilo Art Déco francés y diseñó el interior y los muebles para el Pabellón de Suecia en la Exposición de Barcelona de 1929. Esto atrajo una atención considerable y condujo a una creciente reputación internacional como diseñador de muebles original e innovador.

Hoy, con el minimalismo considerado como pasado, la tendencia es tener un interior moderno con algunas antigüedades como contraste. Como los muebles Art Déco más sencillos se combinan brillantemente con los muebles modernos, a menudo aportan glamour y elegancia a lo que de otro modo podría ser un interior insulso. Esto ha llevado a un resurgimiento en la popularidad de Art Déco.